Belo Monte

Dos indígenas de la Amazonia ocupan una maquinaria pesada que se utiliza en la construcción de la enorme represa hidroeléctrica de Belo Monte, para protestar contra el proyecto. Unos 300 indígenas han ocupado, desde el 21 de junio, una de las principales áreas objeto de construcción de lo que potencialmente será la tercera mayor represa hidroeléctrica. La ocupación es en señal de protesta contra el impacto ambiental del proyecto y el desplazamiento de comunidades a lo largo del río Xingu.