Playas en el Maresme cerradas

Es octubre, pero hace un calorcito guapo, durante la pausa del mediodía decidimos ir a la playa para depurar nuestra aura con el mar y con la energía limpia y pura del gran mar azul.
llegamos a Mataró eufóricos, nerviosos, con gana de echarnos a la mar y nadar como dos pececitos, aparcamos el coche y ya hay algo que me empieza a turbar, no sé, una sensación como de veneno u de muerte, no lo sé, es como cuando sientes que estas enfermo o que no hay algo que no funciona.
Bajo del coche y me muevo hacia la playa.
El mar tiene un color raro, que no me inspira para nada, parece gris y hay como una espuma blanco-verde en la superficie.
Le digo a Susana, “parece sucio no?” y al mismo tiempo el altavoz anuncia “debido a la presencia de substancias solidas flotantes, está prohibido bañarse!” y continua y continua … como en aquellas películas de ciencia ficción donde hay sociedades gobernadas por dictadores u atmósferas de represión psicológica y social.
“Que coño pasa?” le digo a Susana, y ella me dice “vamos a buscar otra playa” intentando calmarme.
Si porqué yo me pongo histérico. Solamente la idea que no me puedo bañar porque el mar esta enfermo, me aterroriza y pienso a las grandes companias que contribuyen mayormente a que pase lo que esta pasando, que francamente es inverosimile (italiano=inimaginable, increíble, casi irreal , que confunde hasta el punto de perder el sentido de la realidad).
Bueno, el otro día nos fuimos hasta San Pol, solamente para saludar el mar, nos bañamos porqué el agua estaba mejor allí y porqué queríamos tener aquél contacto primigenio con la madre Tierra a través de El y sumergirnos dentro del azul profundo.

Este día nos escapamos y tuvimos la suerte de encontrar un nicho en la costa donde el mar estaba mejor, pero mañana?
Mañana no me quiero escapar, quizá ni me pueda escapar.
Lo que hay que hacer es activarse y activarse ya! Salir a manifestar, boicotear quien contamina, moverse y divulgar.