Boicotea las semillas para jardinería y comestibles propiedad de #Monsanto

MonsantoEn caso de ser posible, procura comprar tus semillas en mercados locales. Si compras semillas en tiendas de jardinería, evita comprar las siguientes marcas:

Frijol: Aliconte, Brio, Bronco, Cadillac, Ebro, Etna, Eureka, Festina, Gina, Goldmine, Goldenchild, Labrador, Lynx, Magnum, Matador, Spartacus, Storm, Strike, Stringless Blue Lake 7, Tapia, Tema

Brocoli: Coronado Crown, Major, Packman

Lechuga: Atlantis, Golden Acre, Headstart, Platinum Dynasty, Red Dynasty

Zanahoria: Bilbo, Envy, Forto, Juliana, Karina, Koroda PS, Royal Chantenay, Sweetness III

Coliflor: Cheddar, Minuteman

Pepino: Babylon, Cool Breeze Imp., Dasher II, Emporator, Eureka, Fanfare HG, Marketmore 76, Mathilde, Moctezuma, Orient Express II, Peal, Poinsett 76, Salad Bush, Sweet Slice, Sweet Success PS, Talladega

Berenjena: Black Beauty, Fairytale, Gretel, Hansel, Lavender Touch, Twinkle, White Lightening

Chile: Anaheim TMR 23, Ancho Saint Martin, Big Bomb, Big Chile brand of Sahuaro, Caribbean Red, Cayenne Large Red Thick, Chichen Itza, Chichimeca, Corcel, Garden Salsa SG, Habanero, Holy Mole brand of Salvatierro, Hungarian Yellow Wax Hot, Ixtapa X3R, Lapid, Mariachi brand of Rio de Oro, Mesilla, Milta, Mucho Nacho brand of Grande, Nainari, Serrano del Sol brand of Tuxtlas, Super Chile, Tam Vera Cruz

Melón: Early Dew, Sante Fe, Saturno

Cebolla: Candy, Cannonball, Century, Red Zeppelin, Savannah Sweet, Sierra Blanca, Sterling, Vision

Calabaza: Applachian, Harvest Moon, Jamboree HG, Orange Smoothie, Phantom, Prize Winner, Rumbo, Snackface, Spirit, Spooktacular, Trickster

Espinaca: Hellcat

Calabacita: Ambassador, Canesi, Clarita, Commander, Dixie, Early Butternut, Gold Rush, Grey Zucchini, Greyzini, Lolita, Papaya Pear, Peter Pan, Portofino, President, Richgreen Hybrid Zucchini, Storr’s Green, Sungreen, Sunny Delight, Taybelle PM

Maíz dulce: Devotion, Fantasia, Merit, Obession, Passion, Temptation

Pimiento: Baron, Bell Boy, Big Bertha PS, Biscayne, Blushing Beauty, Bounty, California Wonder 300, Camelot, Capistrano, Cherry Pick, Chocolate Beauty, Corno Verde, Cubanelle W, Dumpling brand of Pritavit, Early Sunsation, Flexum, Fooled You brand of Dulce, Giant Marconi, Gypsy, Jumper, Key West, King Arthur, North Star, Orange Blaze, Pimiento Elite, Red Knight, Satsuma, Socrates, Super Heavyweight, Sweet Spot

Tomate: Amsterdam, Beefmaster, Betterboy, Big Beef, Burpee’s Big Boy, Caramba, Celebrity, Cupid, Early Girl, Granny Smith, Health Kick, Husky Cherry Red, Jetsetter brand of Jack, Lemon Boy, Margharita, Margo, Marmande VF PS, Marmara, Patio, Phoenix, Poseidon 43, Roma VF, Royesta, Sun Sugar, Super Marzano, Sweet Baby Girl, Tiffany, Tye-Dye, Viva Italia, Yaqui

Sandía: Apollo, Charleston Grey, Crimson Glory, Crimson Sweet, Eureka, Jade Star, Mickylee, Olympia

Fuentes:

Lista de marcas de semillas para jardinería y comestibles propiedad de Monsanto | Periodismo Alternativo.

[Against the Wall]

El #sistema

El #sistema

Se habla mucho del sistema, de lo mal que lo pasamos por culpa del sistema, de anti-sistema, etc…Pero que es el sistema?
El sistema es un concepto abstracto, que en estos tiempos tiene una fuerte componente capitalista y que a lo largo de la historia se originó y cogió forma y poder gracias al desarrollo de la economía.
El sistema de por sí no existe, las mismas personas que viven dentro al sistema lo moldean con el pasar de los tiempos.
En este momento estamos experimentando un sistema de tipo oligárquico, o sea un pequeño grupo de personas controlan casi toda la totalidad del sistema.
Este sistema tiene un marco imperialista, que se expresa y funciona a través de un imperialismo económico, formado por un pequeño grupo de grandes holdings, que controlan otros pocos grupos de sectores comerciales.
375720_3940047693422_1196807047_n

El sistema de por si no es nada, es un concepto para describir algo más grande.

El miedo, la envidia, las crisis, las desigualdades, no son fruto del sistema, son más bien la modalidad que estas holdings de poder tiene para manipular la economía, para mantenerla intacta, para que no se modifique la vía que conduce al monopolio económico.

Esta pequeña oligarquía de holdings crea todo este mal rollo, todas estas frustraciones, estos miedos y todos los problemas que estamos experimentando en estos tiempos y nosotros cedimos a ellos, porque estamos cansados, nos sentimos acabados, derrotados, no encontramos soluciones para salir de este sistema, que nos hacen sentir oprimidos, es una realidad, no hace falta mucho esfuerzo, hay solamente que mirar las caras de la gente y sobre todo en las grandes ciudades.
La gente está triste y abatida, muy movida por dentro, con un malestar que no sabe definir y que les hace caminar mirando hacia a bajo, hacia las preocupaciones, hacia un futuro incierto, que les transmite inseguridad, inestabilidad.

El sistema quiere que te sientas inseguro, el sistema quiere que te sientas atado, el sistema quiere que te sientas incapaz, te quiere subdolo y pesimista, el sistema no quiere personas ambiciosas.
Las personas ambiciosas son el peligro más grande para el sistema capitalista. Son un peligro enorme, porqué el sistema capitalista es una mentira y una ilusión constante, que se vende como la única realidad posible desde hace casi dos siglos.
Las personas ambiciosas son un peligro porque rompen los esquemas de funcionamiento del imperio económico, que, para subsistir, necesita otro tipo de personas, más bien sometidas y pasivas, dispuestas a todo y totalmente controladas por el miedo.
Son personas que ocupan todo tipo de cargo y función, desde la secretaria, hasta cargos de mando intermedio en pequeñas empresas y hasta grandes cargos políticos o de gobierno.

gaia_world
Son peones.
Las personas ambiciosas rompen los esquemas porque el sistema no puede crecer al infinito.
El imperialismo económico esta en fase de mantenimiento.
Si se dejara que todas las novedades, las ideas innovadoras y los buenos propósitos para el planeta Gaia salieran a la luz, el marco del imperialismo económico desaparecería en muy poco tiempo y se generaría el caos.
Es por esto que no logras crecer y es por esta razón que te sientes frustrado.
A mayor novedad, mayor atadura, cuanta más interacción y igualdad social, tanta más crisis y falta de liquidez.
Cuanto más queramos un mundo libre y unido tanto más los oligarcas fomentan guerras y crisis financieras.
Es por esto que esta crisis financiera no acaba nunca.
Hemos llegado al punto de ruptura.
Estamos a punto de cambiar de paradigma. Preparaos para una revolución social y económica sin precedentes. Pero con tranquilidad, porque no será nada malo, será un proceso de paz, de fraternidad, de amor, vamos a aprender a compartir.

602586_359449797479882_1857280241_n
Cuando hablamos sobre el sistema, tenemos que acordarnos que somos parte de el y que la única fuerza que tenemos es nuestra unicidad.
Nos sentiremos a menudo frustrados, porque nada de lo que queremos nos sale bien, nos sentiremos atados, porque por mucho que nos esforzamos, no logramos construir y fundamentar nuestros sueños, pero tenemos que ser conscientes que es parte del juego.
No existe un sistema. Existen tantas individualidades.
Nuestras individualidades pueden influir en el sistema, hasta llegar a cambiarlo.
La forma que tenemos para influir en el sistema es de influir en la economía.
Es tan sencillo. Es la economía que rige todo este tinglado que tenemos delante de nuestros ojos. Si se desmonta, generaremos otra forma de gestionar nuestras vidas.
En lugar de comprar todo lo que se nos ofrece sin cuestionar y averiguar lo que compramos, tenemos que acostumbrarnos a explorar y ampliar nuestros conocimientos sobre lo que nos venden.
Los alimentos por ejemplo, aprender a reconocer lo que nos alimenta y lo que no.
Es algo que va más allá de la mera información, es un movimiento cultural para nuestro propio bienestar y para que no nos intoxiquen día tras día. Los efectos de la mala alimentación que estamos teniendo a causa de la pésima calidad de los productos de fabricación industrial se verán dentro de veinte o treinta años, no ahora.
Escogiendo productos de proximidad, fabricados por empresas de nuestra zona geográfica, escogiendo productos artesanales, sin mirar demasiado el precio, si es caro o barato, pensando sobre todo en cuanto realmente me alimenta lo que estoy comprando, no en la forma que tiene el producto por fuera es la manera más fácil para realizar el cambio.

Cambiar nuestros hábitos, como nos vestimos, como comemos, como respiramos, como hablamos, como comunicamos, poco a poco, con calma.

El sistema…
El sistema no existe!

Kuate, leno leno mahote
Hyano, hyano, hyano!

La industria de la proteina animal

http://vimeo.com/57126054#

>>>

En una alimentación coherente, sostenible y consciente con apenas un 2% de proteína animal sería más que suficiente o incluso suprimirla al completo nos beneficiaria.

Quizás es el caso que nos replanteemos la forma de alimentarnos que tenemos, comenzando por uno mismo, luchando contra los estímulos artificiales a los cuales nos han condicionado, tomando conciencia que nos han condicionado para alimentar una industria innecesaria y sobre todo no sostenible.

Nos gusta la carne, nos gusta una buena hamburguesa, pero si mientras la estamos comiendo pensamos a las imágenes de este video, seguramente nos daremos cuenta de lo que estamos en realidad haciendo y sentiremos que estamos alimentando una industria alimentar que en muchos casos nos intoxica, se nos pasará la gana.

Pero en la mayoría de los casos pensaremos en otra cosa y seguiremos comiendo. Esto se llama condicionamiento, el hacer algo sin saber que estamos haciendo en total apatía.

Os imagináis en veinte años este ritmo de producción multiplicado por dos o por tres? Os imagináis los desechos que tal sistema fabrica? En unos años seremos mucha más gente en este planeta y tenemos que empezar a cuidar estos aspectos, a cambiar, a producir cambios radicales en nuestros comportamientos.