Peligro #contaminación a escala global

contaminacion_amor_tierra_gaia

Mercurio

Cadmio

Cotinina

Ftalatos

Bisfenol A

Dioxinas

plomo

cinc

estaño

cromo

vanadio

bismuto

aluminio

cianuro

detergentes

petróleo

contaminación radioactiva

clorofluorocarbonos

esmog

etc…

13 de junio de 2012,

Me topo con este articulo en El País, periódico español, que me hace rebotar en un cúmulo de material presente desde hace varios años en la red, debidamente ocultado y censurado por los medios tradicionales de comunicación y esquivado constantemente por la inmensa mayoría de la gente, que solo sabe mirar las portadas de los periódicos sin ir un poco más a bajo u fijarse en los artículos a fondo pagina, que consideran menos importantes y que en realidad denuncian constantemente la terrible situación planetaria a escala global que estamos pasando.

Nos están envenenando. Deliberadamente.

De forma constante desde hace ya varias décadas y ahora estamos empezando a darnos cuenta y en los años que vienen ya será imposible no observar los efectos devastantes de Contaminación atmosférica, Contaminación hídrica, Contaminación del suelo, Contaminación por basura, Contaminación radiactiva, Contaminación genética, Contaminación electromagnética, Contaminación térmica, Contaminación acústica, Contaminación visual, Contaminación lumínica.

Todo empieza con este informe que nos cuenta como nos han ocultado desde 2003 un estudio de los tóxicos en el pescado, en el que se recogían niveles más alarmantes de mercurio, muy por encima del máximo de un miligramo de mercurio por cada kilo de peso húmedo de pescado. Se trata de los análisis de marrajo (que se vende como cazón), pez espada (emperador) y tintorera.

bisfenol_a

Total, que el 14 de abril el Ministerio de Sanidad redactó la recomendación de que los niños menores de tres años y las embarazadas no comieran ni atún rojo ni pez espada, tiburón o lucio.

Articulo completo

Sigo dejándome llevar por la oleada de material que me va encaminando hacia la verdad que os estoy contando en este post: estamos en peligro.

El mercurio en sangre de los españoles es entre 6 y 10 veces superior a los alemanes y estadounidenses, según este estudio.

Recomendaciones de consumo de pescado (Pez Espada, Tiburón, Atún Rojo y Lucio) debido a la presencia de mercurio, por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición.

La Organización Mundial de la Salud también nos habla de El mercurio y la salud

Para comprobar el peligro que corremos en el tema alimentario a nivel más general consultar también los daños que está causando la empresa Monsanto en gran parte de los sectores productivos mundiales en los siguientes posts:

http://planetis.wordpress.com/2013/05/27/monsantos-dirty-dozen/

http://planetis.wordpress.com/2013/05/27/monsanto-va-a-por-nosotros/

http://planetis.wordpress.com/2013/05/24/que-es-monsanto/

Tenemos que mobilitarnos en nuestro pequeño núcleo familiar, entre nuestros conocidos, entre nuestros amigos y hablar. No te calles.

contaminantes

NOTA: Todo el contenido de este post es ampliamente documentado en este enlace de publico domino en wikipedia

Anuncios

Un informe certifica que el #bisfenol A es cancerígeno. Y está por todas partes

See on Scoop.itAmor Tierra Gaia

Hace casi ochenta años, desde que fue descubierto, el bisfenol A se encuentra en el punto de mira de los profesionales sanitarios, pero nunca hasta este preciso momento los científicos se habían encontrado con tal cantidad de datos que refrendasen los peligros que dicho compuesto puede acarrear. El bisfenol A se encuentra en un gran número de productos que utilizamos en nuestra vida cotidiana ya que forma parte del plástico policarbonado, que conforma los envases de determinados productos alimenticios, los CD o, incluso, los biberones infantiles. Este mismo martes, la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria de Francia (Anses) ha publicado uno de los informes más alarmantes respecto al BPA, en el que asegura que puede ser altamente dañino para las generaciones venideras, especialmente en lo que respecta al cáncer de pecho. Se trata de un compuesto que, en mayor o menor grado, se encuentra en el organismo de todas las personas, y que se elimina a través de la orina.

Hasta la fecha, los Informes de Evaluación de Riesgo realizados por la Unión Europea señalaban, después de la evaluación de más de mil estudios, que no existe ninguna relación entre el compuesto y el cáncer. Sin embargo, la reciente investigación asegura que aquellos fetos que han sido expuestos en el útero a las mismas tasas de BPA que suele tener la población general tienen más posibilidades de sufrir cáncer de pecho cuando crezcan. El estudio señala que en un 23% de los casos, las mujeres embarazadas están expuestas a niveles del compuesto potencialmente peligrosos.

Francia ha declarado ilegal el compuestoEste duro análisis se encuentra en sintonía con los movimientos que se están produciendo en la política francesa, ya que el pasado 10 de octubre, el Senado francés declaró ilegal el compuesto al ser considerado como perjudicial para la salud, una medida refrendada por la Asamblea Nacional en diciembre y que tendrá que implantarse de aquí al año 2015. A la hora de prohibir el compuesto fue determinante la participación de un grupo de biólogos franceses, que comprobaron que el BPA puede tener efectos negativos en la fertilidad, así como ocasionar cáncer de mama o diabetes. Sin embargo, consideraron que algunos de los problemas que se habían localizado en animales, como los que afectaban a la próstata o al tiroides, no han gozado de suficiente evidencia científica como para asegurar dicha relación, si bien no deben descartarse aún.

Un nuevo panorama legislativo

Los resultados de dicha investigación acaban de ver la luz pública, y quizá obliguen a rediseñar la legislación que sobre el compuesto existe en otros países como España, donde el pasado año la Fundación Vivo Sano pidió seguir el ejemplo francés y prohibir el BPA, ya que se trata, en su opinión, del “mayor disruptor endocrino”. La Unión Europea, hasta la fecha, solamente ha prohibido la fabricación de biberones infantiles con este compuesto, una medida aprobada en 2011. El reglamento comunitario vigente, el 10/2011/EU, indica que el límite de migración específico se encuentra en 0,6 mg/Kg.

El Parlamento Europeo aplicará el principio de precaución ante cualquier potencial efecto negativoLa última noticia que concierne a la Unión Europea es la referida a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), que la pasada semana anunció que retrasaría su pronunciamiento sobre el bisfenol A hasta el mes de noviembre, a pesar de que estaba previsto en un primer momento para mayo. El Parlamento Europeo votó el pasado mes por la aceleración de las decisiones sobre este compuesto, con el objetivo de aplicar el principio de precaución ante la posibilidad de la existencia de unos potenciales efectos negativos.

¿Dónde se encuentra?

El estudio francés también señala cuáles son las principales fuentes de contagio del componente. La primera es la dieta, que supone el 84% de la exposición al BPA de la mujer embarazada. De ese porcentaje, alrededor de la mitad pertenece a la resinas epoxi que se obtienen de la reacción del bisfenol A con epiclorohidrina, que suelen estar presentes en un gran número de botes o envases en los que se comercializan los alimentos. Esto también ocurre con el agua embotellada. Sin embargo, se desconoce de dónde proviene entre el 25 y el 30% del BPA presente en los organismos de las mujeres analizadas. Debido a que forma parte de los plásticos policarbonados, el compuesto también puede ser encontrado en coches, aviones, gafas, utensilios médicos o barnices.

El bisfenol A puede ser sustituido por otros tipos de bisfenol diferentesUno de los casos más preocupantes, señala la investigación, es el de las cajeras que trabajan continuamente con tickets de compra. Como ya indicase otro estudio publicado en el año 2010, al igual que ocurre con los recibos de aparcamiento, en la tinta de dichos documentos también hay cierta cantidad de BPA, algo que fue reconocido tanto por la dirección del grupo Carrefour como por la papelera Koehler. Los hijos de aquellas madres con más contacto con dichos recibos tienen, según Anses, más probabilidades de sufrir problemas de comportamiento, obesidad o alteraciones del aparato reproductor femenino. Esto ha conducido a que algunos de los nuevos recibos sean impresos con otros tipos de bisfenol A menos dañinos.

Una historia interminable

El bisfenol A se ha encontrado en el punto de mira de científicos y legisladores desde hace unos cuantos años, aunque aún no se haya conseguido llegar a un consenso definitivo sobre el tema, sobre todo en su relación con enfermedades tan diversas como las anteriormente nombradas o la pubertad precoz. En septiembre de 2008, un estudio publicado en el Journal of the American Medical Association señaló que aquellas personas con un mayor nivel de BPA en el organismo tenían un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 y anormalidades en las enzimas hepáticas. En 2010, otro informe realizado por la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA), que en el pasado se había mostrado escéptica respecto a los auténticos efectos del compuesto, intentó concienciar a los ciudadanos americanos y empresas productoras de los problemas asociados al BPA.

Aún se debate sobre muchos de los posibles efectos negativos del compuestoMuchas de las nociones existentes sobre el bisfenol se debaten aún entre el mito y la realidad. El European Information Centre on Bisphenol A creó una página destinada a aclarar algunos de los puntos sobre el BPA en los que existen mayores dudas, generalmente con el objetivo de acabar con el pánico colectivo sobre el componente. Por ejemplo, la organización considera que no se puede considerar el BPA como un “disruptor hormonal o endocrino”, que sólo se transfiere a los alimentos en un grado muy bajo y en pocas ocasiones y que no se ha demostrado aún que exista un vínculo entre el componente y la obesidad infantil.

Al contrario que lo que ocurre actualmente en la Unión Europa, la organización considera que la inexistencia de riesgos sobre el bisfenol A está tan demostrada que no es necesario aplicarle ningún principio cautelar. Sea como sea, lo que está claro es que uno de los grandes retos que tiene la ciencia por delante durante los próximos años es averiguar el auténtico alcance de los efectos negativos de este compuesto.

See on www.elconfidencial.com

Fuente: http://www.rafapal.com/?p=20910

 

bisfenol A #bisfenolA

Imagen

Nuevas confirmaciones sobre el bisfenol A, presente en varios tipos de plástico para evitar la corrosión y mejorar su aspecto, pero prohibido en Europa y los Estados Unidos, sobre todo su uso en la fabricación de contenedores destinados a los niños, como biberones. Sin embargo, todavía está presente en muchos otros envases: botellas de plástico, botellas de agua, envolturas de alimentos y latas de aluminio (el interior blanco).

Desde hace varias décadas se estudian los efectos potencialmente nocivos de este componente y su capacidad de alterar los niveles hormonales y de crear, entre otras cosas, posibles daños al feto en mujeres embarazadas que entran en contacto con el bisfenol A. Esto ocurre porque la sustancia se propaga fácilmente en agua, bebidas o alimentos, aunque en pequeñas dosis, especialmente si los contenedores están re-utilizados o rayados, o si el liquido contenido es muy caliente. También se demostró que algunos peces han cambiado su orientación sexual. Otros daños potenciales que van desde desde patologías cardíacas hasta enfermedades de los órganos reproductivos, próstata y cáncer de mama.

Fuente: http://it.notizie.yahoo.com/blog/wired/plastica-e-lattine-possono-danneggiare-il-cuore-141204881.html